Fases en el aprendizaje de una obra nueva

Fases en el aprendizaje de una nueva obra

 

En esta entrada podéis ver un vídeo de ViolinLab Channel en el que se explica cómo aprender una obra en diferentes pasos.


Autor/a de la entrada:

María Preciado

En esta entrada podéis ver un vídeo de ViolinLab Channel en el que se explica cómo aprender una obra en diferentes pasos. Tiene subtítulos en español. En el texto de debajo, he puesto en cada etapa el minuto en el que aparece en el vídeo. Esta entrada es un poco más larga que las que suelo publicar pero creo que os puede ser muy útil, especialmente a inicios del curso:
 


 

Primera etapa: PREPARACIÓN

 

1. Escucha otras grabaciones y aprende: Cuando aprendemos una nueva pieza lo primero que solemos hacer es escucharla, esto nos dará una idea de cómo se interpretaba en ese periodo histórico,  tendremos referencias de otros artistas y tambien escucharemos diferentes interpretaciones de esa misma obra. Recomienda que la grabación sea de calidad y ver la partitura a la vez que la estamos escuchando así podremos percibir gran cantidad de detalles. Podemos empezar a apuntar cosas sobre la partitura. Las anotaciones son muy importantes para la memoria.

 

 

 

2. Decide las digitaciones y arcos que vas a usar: (4:52) En el caso de que ya estén marcados, en esta fase nos aseguraremos de que los vamos a aprender de forma correcta. Tocar con arcos o digitaciones incorrectas supone una pérdida de tiempo. Haremos nuevas anotaciones para asegurarnos. Cuando estudiemos y tengamos que repetir un pasaje nos aseguraremos de que lo retomamos con los arcos correctos, si no lo tenemos claro volveremos hacia atrás para comprobar si era arco arriba o arco abajo.

 

Segunda etapa: PRÁCTICA Y MÁS PRÁCTICA

 

1. Practica en el contexto y fuera de él: (8:55) Esta etapa nos llevará más tiempo. Consiste en realizar repeticiones, aislar pasajes difíciles y trabajarlos. Diferencia entre la forma contextual, cuando se estudia sobre la obra, respetando los arcos y digitaciones que hemos decidido antes y tocando tal y como la vamos a interpretar finalmente; y la no contextual, que es cuando aislamos una dificultad determinada y la practicamos. En esta última práctica podemos hacer variaciones (ritmo, arcos, articulación, etc.)  para asimilar mejor el problema.

 

Recomienda comenzar el estudio tocando la pieza completa. Puedes cometer errores, pero irás recogiendo la información. Marca los pasajes que tienes que trabajar y reforzar en la partitura. Repetimos muy lentamente, especialmente los cambios  de posición.

 

2. El metrónomo: (15:02) Este es un paso muy importante y donde realmente se construye tu técnica. Para sincronizar los movimientos es necesario que tengamos un pulso de referencia. Hay que practicar con metrónomo regularmente. Cuando tocamos la obra podemos practicar con el metrónomo y también cuando practicamos fuera del contexto para hacer los movimientos con el ritmo correcto, por ejemplo para los cambios de posición. Siempre hay que tener en cuenta los arcos que vamos a hacer. Una vez que sale correctamente, podemos variar la velocidad para mejorar nuestra técnica.

 

 

 

3. Sigue escuchando diferentes grabaciones: (19:31) Es importante cada cierto tiempo volver hacia atrás para volver a escuchar grabaciones de la obra. En ocasiones escuchamos la pieza al comienzo del aprendizaje y ya no la volvermos a escuchar más. Conforme vamos avanzando en el estudio de una obra nos daremos cuenta cada vez de más cantidad de detalles y escucharemos cosas que al principio no nos dimos cuenta. Volveremos a hacer anotaciones si es necesario.

 

Tercera etapa: ETAPA DE "PULIDO"

 

1. Concéntrate en la calidad del sonido: (20:35) Esta es la parte más difícil y dura del estudio. Porque una vez que hemos aprendido una obra a veces es difícil ir más allá de cierto punto. Previamente habremos invertido gran cantidad de tiempo a un estudio eficaz, atendiendo a cada detalle. Habremos dividido la pieza por secciones y frases y habremos tocada cada sección muchas veces trabajando cada detalle, como la afinación, el ritmo, limpieza del sonido, cambios de cuerda, examinando cada detalle.

 

Ahora tenemos que ver la pieza como una obra completa. Un consejo para esa fase es escucharse a uno mismo como si fuera otra persona desde fuera. No hay que criticar cada pequeño detalle sino escuchar la obra en general, la calidad del sonido y la convicción de las frases. Con calidad de sonido hace referencia a la afinación correcta,  a que llegamos a la cuerda en el momento preciso, a la limpieza en el ataque, al fraseo. Hay que tener en cuenta que la afinación también afecta en la calidad de sonido, pues cuando se toca desafinado el violín no tiene tanta resonancia que cuando lo hacemos afinado.

 

2. Grábate, espera un tiempo, escúchate, toma notas y redirige tu estudio: (27:06) Pero no lo mires justo después. Pues seguramente estarás preocupado con los errores que acabas de cometer y cuando la escuches irás a la búsqueda de esos errores. Deja pasar un tiempo entre que realizas la grabación y la escuchas, así tendrás una visión más general de cómo te salió la interpretación. Toma notas de lo que tienes que mejorar. Esta práctica te ayudará a escucharte de una manera más objetivaHaz una lista, ordena y planifica tu estudio. Una vez que has practicado los errores, puedes volverte a grabar, dejar pasar otros días y comprueba los errores, habrán fallos que se habrán solucionado pero saldrán a la luz otros que necesiten pulirse.

 

También aconseja ver el vídeo en un reproductor de vídeo a menor velocidad de reproducción, a la mitad. Se podrá seguir escuchando el sonido sin mucha distorsión. Así podrás ver cosas que no te habías dado cuenta mientras tocabas o cuando veías el vídeo a la velocidad normal. Si un dedo llega un poco tarde, cambios de cuerda, división del arco, etc. Es una manera de verlo todo de una manera microscópica.

 

3. Toca la obra delante de otros: (30:40) Es una forma de mejorar. Tenemos una intensidad de concentración diferente cuando estamos tocando en público. Esto nos ayudará para tratar el miedo escénico. Al tocar en público nos damos cuenta de aspectos que creíamos que dominábamos pero que finalmente no era así y también nos daremos cuenta de cómo de bien nos sabemos la obra. Saldrán a la luz aspectos que el cerebro todavía no había automatizado. Aprovecha cualquier oportunidad para tocar delante de alguien, tus amigos, familiares, ...

 

Cuarta etapa: (33:23) MEMORIZACIÓN

 

La memorización es algo que viene de forma natural al haber practicado algo muchas veces, de forma que el cuerpo y la mente lo aprende y no tenemos que pensar en ello. Con el tiempo el 80% queda ahí, sólo hay que volver a trabajarlo y refrescarlo o volver a aprender pequeñas cosas que habíamos olvidado. La memoria ayuda a profundizar en la interpretación. Tocando de memoria nos podremos concentrar mucho mejor en la música que queremos interpretar y escucharnos mucho mejor. 

En el proceso de memorización hay que asegurar que todo esté correcto. Siempre hay que comparar con la partitura que no cometemos errores de memoria.
 

Espero que todos estos consejos os ayuden para empezar a estudiar obras nuevas. Comprobaréis que hay muchas maneras de hacer las cosas, pero algunas son mejores que otras.

 

Músico y mente

  • No hay puntuaciones ¡sé el primero añadir una!

Debes estar conectado para dejar comentarios